RECUPERAMOS DOS PELÍCULAS TOLEDANAS DE LOS AÑOS 20

En abril de 2016 os informamos de que habíamos entregado a la Filmoteca Española 36 rollos de películas para su restauración. En aquel momento os contamos cómo llegaron esas películas al AHPTO, pero desconocíamos su contenido, sobre el que no podíamos más que hacer conjeturas. El pasado día 6 pudimos presentar, por fin, lo que se ha podido rescatar de todas esas películas, que ha resultado ser mucho más interesante de lo que creíamos. Por motivos de espacio en este blog, no podemos ofrecerla directamente aquí, pero sí podéis ver la película en nuestra página de Facebook.

Recordemos que las películas llegaron al AHPTO en 2009, después de haber pasado ocho años al raso en un solar que había pertenecido a la Escuela Central de Educación Física del Ejército de Tierra. Al parecer, al marcharse la institución militar en 2001, dejó abandonado un conjunto de documentos que incluía algunos libros de intendencia y estos rollos de película. Todo el conjunto fue recuperado durante una excavación arqueológica, cuyos responsables lo entregaron al Archivo. Los rollos de película permanecieron aquí hasta que en 2016 la Filmoteca Española se los llevó para comprobar las posibilidades de recuperar alguna filmación. Un año después teníamos una respuesta. Apenas se pudieron recuperar 100 metros de película de nitrato, unos seis minutos de grabación. Pero el contenido resultó realmente sorprendente. Se trataba de dos reportajes de sendas visitas ilustres al Alcázar de Toledo. La primera fue la de los reyes de Bélgica Alberto I e Isabel de Baviera, acompañados de Alfonso XIII y la reina Victoria Eugenia, en febrero de 1921; a esta visita corresponde el fragmento mejor conservado y más largo, que incluye algunos de los ejercicios militares y gimnásticos que los cadetes de la Academia de Infantería realizaron en honor de los visitantes. El segundo fragmento, más breve y peor conservado, corresponde a la visita del mariscal Pétain en febrero de 1926, al que el rey Alfonso XIII impuso la Gran Cruz del Mérito Militar por su ayuda durante la reciente guerra de Marruecos.

Los detalles jurídicos han retrasado la presentación pública de estas películas otro año, pero al fin ayer pudimos proyectarlas en nuestra Sala de Exposiciones. Además de la presencia del Consejero de Educación, Cultura y Deportes y del Viceconsejero de Cultura, pudimos contar con la ayuda de dos expertos. Por un lado, Ramón Rubio Lucia, que es el restaurador de la Filmoteca Española que ha intervenido en este proyecto, quien nos explicó algunos detalles al respecto y también nos ilustró sobre la importancia del patrimonio fílmico español, especialmente el más antiguo, debido a las grandes pérdidas que ha sufrido por diversos accidentes. Por otro lado, el historiador del cine Fernando Martínez Gil remarcó el carácter estereotipado de estos reportajes, que presentan prácticamente el mismo esquema y hasta los mismos encuadres desde los primeros que conservamos hasta los años 50 del siglo pasado.

La recuperación de estas películas es sin duda una gran noticia. Y también hay que agradecer a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, propietaria de las cintas (aunque los originales se conservan en depósito en la Filmoteca Española), que nos permita reproducirlas. Que las disfrutéis.

Dos eventos para la próxima semana

La semana próxima se celebrará el Día de los Archivos. Este año, lo celebraremos no con un evento, sino con dos.

InvitacionCineRestauracion

El primero es muy especial para nosotros. Se trata de la presentación de dos fragmentos de reportajes cinematográficos, procedentes de la antigua Escuela de Educación Física del Ejército de Tierra y que estuvieron depositados en el AHPTO hasta hace poco. Los dos reportajes tratan de las visitas al Alcázar de Toledo de los reyes de Bélgica en 1921 y del mariscal Pétrain en 1926. Por sus fechas, son algunas de las primeras imágenes animadas que tenemos de la ciudad de Toledo, aunque circunscritas a los actos en cuestión. La Filmoteca Nacional ha restaurado estas películas y hoy disponemos de una excelente copia digital. El próximo miércoles, a las seis de la tarde, los presentaremos en la Sala de Exposiciones del AHPTO, con la asistencia del Consejero de Educación, Cultura y Deportes y con la ayuda de Fernando Martínez Gil, historiador especializado en cine (entre otras cosas) y de Ramón Rubio Lucía, que es el restaurador que ha conseguido recuperar estas películas. Entre todos, os contaremos la historia de su descubrimiento y llegada al AHPTO, las dificultades de su restauración y el contenido de las propias imágenes. Por supuesto, estáis todos invitados.

Cartel_DiaArchivos2018

El segundo evento será el viernes 8 por la mañana. Igual que en años anteriores, celebraremos una actividad conjunta con otros archivos de la ciudad de Toledo llamada «La Calle de los Archivos» tendremos visitas guiadas a horas fijas (las 10’00, las 11’00 , las 12’00 y las 13’00) en todos los archivos implicados, que son: Archivo Municipal de Toledo, Archivo de la Diputación Provincial, Archivo Diocesano, Archivo de la Catedral, Archivo de la Nobleza y AHPTO. La actividad es gratuita y no es necesaria inscripción previa; basta con presentarse en el archivo que cada uno quiera a las horas indicadas. Os esperamos, seguro que os gusta.

LA BIBLIOTECA DE LA ACADEMIA DE INFANTERÍA

Como todos sabéis, el pasado lunes se celebró el Día del Libro. Con esta ocasión, os presentamos dos curiosas fotografías de la biblioteca de la Academia de Infantería de Toledo. Lo interesante no son tanto las imágenes en sí como el hecho de ser dos tomas realizadas prácticamente desde el mismo sitio pero en dos circunstancias completamente distintas.

PA-CAJA 5 SOBRE 12-06

Ambas proceden del fondo “Rodríguez” y tienen como objeto la Biblioteca de la Academia de Infantería, situada entonces en el Alcázar de Toledo. Ninguna de las dos tiene fecha, pero en el caso de la primera la datación es casi imposible, salvo que es anterior a la guerra civil; este breve pero muy jugoso artículo al respecto preparado por el Archivo Municipal de Toledo — donde además encontraréis otras fotografías históricas de esta biblioteca— propone los años cercanos a 1930. Sea como fuere, las circunstancias en que se encontraba al llegar al AHPTO hicieron que Gerardo Kurtz, organizador del fondo “Rodríguez”, la incluyera en una serie denominada “Positivos actuales”, es decir, positivos realizados después del cierre de la Casa Rodríguez en 1984 y antes de su ingreso en el AHPTO en 1994, con motivo de alguno de los muchos proyectos y actuaciones más o menos controladas que sufrió este fondo en esos años. En algunos casos se ha podido reconocer el negativo original, pero en muchos otros, como en este, se ha perdido toda referencia a su original. Por otro lado, esta imagen puede encontrarse en el artículo a que acabamos de aludir y en otros lugares de Internet, como la web del Centro de Estudios de Castilla-La Mancha de la Universidad regional. Lo único que parece claro es que nuestra foto forma parte de un conjunto que retrata las instalaciones de la Academia y nos revela una biblioteca bien ordenada y dotada.

CA_198

Muy diferente es la segunda imagen, realizada casi desde el mismo ángulo pero al poco de terminar el asedio del Alcázar al principio de la guerra civil. Como todo el edificio, la biblioteca quedó en estado ruinoso, con pérdida evidente no solo de los elementos arquitectónicos sino también de muchas de sus obras, si bien parece que se han  iniciado algunos trabajos de recogida de libros, que se encuentran apilados. Pero la sensación general de desolación es insoslayable. La fotografía se integra en la denominada “Caja Alcázar”, es decir, un conjunto de fotografías cuyo denominador común era, obviamente, el famoso edificio. Según el mismo Kurtz, es posible que se tratase de positivos destinados a su venta turística en el propio establecimiento “Rodríguez”, aunque no parece que una imagen como esta pueda tener mucho éxito entre los visitantes. En el artículo del Archivo Municipal que hemos mencionado encontraréis otra vista de la misma sala por la misma época, igualmente impactante.

En 1948 la Academia de Infantería se trasladó al nuevo edificio construido al otro lado del río Tajo y, naturalmente, allí se marchó también su biblioteca, con los libros que había conseguido salvar. Hoy cuenta con más de 45.000 volúmenes y casi un centenar de títulos de revistas y publicaciones periódicas. Aunque su uso está restringido a alumnos y profesores de la Academia, su catálogo está disponible en línea y puede pedirse autorización para su uso por personas ajenas.