LA UNIVERSIDAD ANDANTE DE LA MANCHA

Hoy os traemos el expediente de un curioso proyecto entre educativo, cultural y turístico que, hasta donde sabemos, aún no ha sido estudiado: la “Universidad Andante de La Mancha”.

Todo es iniciativa de José García-Mazas, profesor de español en la Universidad de Nueva York, y persona muy relacionada con la famosa Hispanic Society. A finales de 1966 este profesor era director de una empresa dedicada a la enseñanza del español en Norteamérica, la Spanish Language Schools. En un evento en esa ciudad norteamericana conoció a Enrique Thomás de Carranza, gobernador civil de Toledo, al que expuso su idea de la “Universidad Andante de La Mancha”, una idea “quijotesca”, como él mismo la califica. Se trataría de construir o adaptar algunos molinos de viento donde pudieran vivir durante los veranos estudiantes norteamericanos interesados en aprender lengua y cultura españolas. En esos molinos-residencias los estudiantes podrían acceder por televisión a clases de los cursos de verano de los profesores de la Universidad Central —hoy Complutense de Madrid—, de la que entonces dependía el territorio afectado. Las instituciones españolas se encargarían de conseguir y adecentar los edificios adecuados, mientras que la empresa norteamericana proporcionaría la tecnología necesaria y los alumnos. No se entra en detalles económicos, pero parece que los cursos serían explotados por la Spanish Language Schools, aunque las instituciones españolas recuperarían la inversión realizada.

El gobernador parece contagiarse del entusiasmo de García-Mazas por la idea, e incluso propone utilizar viejas casonas para recrear “ventas” cervantinas en lugar de los molinos, idea mucho más práctica y barata. A principios de febrero de 1967 García-Mazas ya aporta más datos, como las condiciones de habitabilidad de las residencias, incluyendo aire acondicionado, las posibles retribuciones a los profesores, las poblaciones adecuadas para acoger estas “ventas” —se insiste en Almagro, por su pasado universitario— y, sobre todo, una modificación del sistema de distribución de las clases: en lugar de transmitirlas en directo, algo técnicamente inviable en ese momento, se propone distribuir por una especie de mensajería interna grabaciones en vídeo de las clases que los profesores de la Universidad impartieran en Madrid. El 15 de febrero el animoso profesor hispano-norteamericano empieza a impacientarse, como se observa en el dibujo que, a modo de mensaje pictográfico, envió a Thomás de Carranza.

4699_10_024

Una semana después, el gobernador civil envía una circular a los pueblos candidatos para que manifiesten su disposición a apoyar el proyecto y los locales que podrían utilizarse al efecto. Las respuestas llegaron entre marzo y abril, en general favorables. Incluso en algún caso, como Ocaña o Quintanar de la Orden, se menciona el coste de adquisición del inmueble disponible.

Aquí termina nuestro expediente. No sabemos qué sucedió después, pero el proyecto no llegó a buen puerto. Hay que tener en cuenta que en 1968 se instauró en España la enseñanza del Bachillerato a distancia, y dos años después se crearía la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Es posible que esto influyese en el abandono del llamativo proyecto de la “Universidad Andante de La Mancha”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s